miércoles, 20 de marzo de 2013

DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO : AURRERÁ (Diario Liberal de Guipúzcoa)




Diario liberal fundado por Joaquín Jamar e impreso en la imprenta Aurrera. (1868 - 1870)


TítuloAurrera: diario liberal de Guipúzcoa
EditorSan Sebastián: Imprenta del Aurrerá: 1868-1870
Características fisicas45 cm
PeriodicidadDiario excepto lunes
NotasDtor: J.M. Arzanegui. Diario liberal fundado por Joaquín Jamar e impreso en la imprenta Aurrerá
MateriaPeriódicos - Donostia-San Sebastián - S.XIX
SignaturasM2 4-1 16 Año III, n. 325 (21 ene. 1870) - n. 442 (12 jun. 1870)
DVDB Aurrerá. 21 ene. 1870 -12 jun. 1870

EFEMÉRIDES DONOSTIARRAS : 20 de MARZO

1929 - Inauguración de la Sociedad recreativa "Amaya", domiciliada en la calle Vergara, 1 y ya desaparecida.

martes, 19 de marzo de 2013

EFEMÉRIDES DONOSTIARRAS : 19 de MARZO


2009 - Un incendio causa importantes daños en un restaurante de San Sebastián 
Las llamas han obligado a desalojar a varios vecinos de los portales 31 y 33 de la calle 31 de Agosto, en la que se ubica el restaurante donostiarra 'A Fuego Negro'. 

(EL PAIS) (EL DIARIO VASCO

EFEMÉRIDES 1901

ENERO





  • 01 El primer muerto del siglo en San Sebastián es don Alberto Lages, relojero, establecido en la Avenida.
  • 01 Comienza a efectuar servicio público el ferrocarril directo San Sebastián - Bilbao.
  • 02La Sociedad Gizartea elige la siguiente directiva:Presidente: don Ramón Izaguirre; secretario: don Hermenegildo López; tesorero: don José Aizpe; vocales: don Vicente Mendizábal, don Ignacio Aguirre y don Julián Urruzola.
  • 02El gobernador aprueba el reglamento de la naciente Sociedad Iparraguirre, domiciliada en Aldamar E. 

FEBRERO





MARZO





ABRIL





MAYO



 14 - Pesca de la última ballena que se acercó a nuestras costas

JUNIO





JULIO





AGOSTO





SEPTIEMBRE





OCTUBRE





NOVIEMBRE





DICIEMBRE





jueves, 8 de enero de 2009

KOXKAS DONOSTIARRAS : " Morales de los Ríos"

Uno de los edificios más bellos de San Sebastián es el que fuera Gran Casino actualmente ocupado por el Ayuntamiento. Fueron  sus autores los arquitectos Adolfo Morales de los Ríos y Luis Aladrén. El primero de éstos era hijo del general del mismo apellido, que dirigió el ataque a Arratzain, que se llevó a cabo para liberar a San Sebastián del bombardeo carlista.

miércoles, 7 de enero de 2009

ACTUALIDAD : 4 de ENERO DE 2009

  • CÓRDOBA 2-REAL SOCIEDAD 2
La Real se dejó empatar en Córdoba en el descuento
La Real se dejó empatar por el Córdoba en el descuento de un partido sin dueño en el que los txuri urdin se adelantaron dos veces pero no supieron im...

  • GIPUZKOA BASKET
    El Bruesa sale escaldado en su visita a Manresa al encajar un 17-0 de salida y perder toda opción de victoria. Al descanso perdía ya de 27 puntos (45...

ARCHIVO FOTOGRÁFICO

4 de ENERO hace 50 años

Era domingo, la Real Sociedad se enfrenta  el el Campo Municipal de Atocha, a las tres y media de la tarde, al Real Zaragoza. 
Ganó la Real Sociedad por 1-0 (Teré, de cabeza). Las alineaciones fueron : 
REAL ZARAGOZA : Yarza; Torres, Rodolfo, Cortizo, Rubio, Estiragués; Domingo, Wilson, Murillo, Jose Luis y Vila.
REAL SOCIEDAD : Araquistain; Gordejuela, Ansola, Irulegui, Lacalle, Echarri; Zubillaga, Aznar, Teré, Paz y Alquiza. 
El partido se jugo bajo el arbitraje del   colegiado señor Asensi (Centro).
LA VOZ DE ESPAÑA del día 6/01/1959 titulaba en su página 10 el evento de esta guisa: "Partido de fuerza de la Real Sociedad, que mereció mejor resultado sobre el Zaragoza que el exhiguo 1-0 (Teré, de cabeza)" 
FUTBOL "A LO QUINCOCES"

EFEMÉRIDES DONOSTIARRAS : 4 de ENERO

En la música todos los sentimientos vuelven a su estado puro y el mundo no es sino música hecha realidad.
Arthur Schopenhauer (1788-1860) Filósofo alemán. 
ACONTECIMIENTOS:
1848 - De regreso de Inglaterra, desembarca en esta ciudad el general Espartero.
1875 - En la Plaza del mercado se sirve un rancho a los pobres, dispuesto por el Ayuntamiento, en celebración de la proclamación del rey Alfonso XII.
1888 - Cesa el secretario del Gobierno Civil, D. Manuel Esteban.
1891 - Nueva directiva de la "Unión Artesana": Presidente, don Rufino López Alén; vicepresidente, don Félix Zuazola; secretario, don Pío Bizcarrondo; tesorero, don Fernando Setién; vocales, don Hermenegildo Lucioaga, don Ricardo Marquina, don Enrique Maestre; don Teodoro Iturrioz y don Francisco Repáraz.
1893 - El frío "apretaba" de un modo alarmente: a las 12 de la noche, 8 grados bajo cero, habiéndose helado el agua de las fuentes del Boulevard.
1900 - Es bautizada en el Buen Pastor la recién nacida Pilar Oliván. 
1900 - Comienza a actuar el Banco Guipuzcoano, provisionalmente instalado en Avenida 7.
1900 - Se iba a proceder a la reforma de la calle del Pozo; comenzando este día los obreros municipales a abrir zanjas alrededor de los árboles condenados a desaparecer del paseo del Boulevard. 
1900 - La Scdad. Credit Lyonnais firma con el Marqués de la Laguna el contrato para el arriendo de la casa propiedad de éste - Avenida, esquina a Urbieta- en la que aquel establecimiento bancario iba a instalarse.
1912 - La popular Sociedad "¿Nor gure kontra?" designa para el año entrante la siguiente Directiva: Ramón Zapirain (Pte.), José Frenández (vicep), Valentín M. Baroja (secret), Pedro Gorospe (tesor), y Gervasio Alzaga, Antonio Echeveste, Andrés Irazoqui y Juan Taboada (vocales).
1936 - D. Fernando Echauz, distinguido médico donostiarra, es nombrado alcalde.
1964 - El Ayuntamiento donostiarra celebra sesión municipal plenaria y extraordinaria, en el transcurso de la cual se aprueba el presupuesto para 1964, el cual asciende a Ptas. 182.869.588,73 con un aumento del 18,70 % sobre el correspondiente a 1963. También fue aprobada la implantación de la tarifa del servicio medio para su exacción a los usuarios de la Red Telefónica Municipal, a partir de la conferencia 101, al precio de 0,25 pts por cada una que exceda de 100 libres.
1964 - Reapertura de la cafetería "Mónaco", después de las obras efectuadas en la misma.
1965 - Alrededor de las 9,30 de la noche son hallados muertos en su domicilio, axfisiados por emanaciones de gas, los vecinos de Fermin Calbetón 21-5º., don Antonio Olano Aizpurua, de 77 años y su esposa, doña Josefa Eceiza, de 67. Según parece, el accidente debió ocurrir bastantes horas antes, visto el estado de los cuerpos, y su causa motivada por el defectuoso empalme de la goma conductora al aparato la cual estaba sujeta por una simple cuerda.
1966 - Se produce un corrimiento de tierras en el desmonte de una ladera situada entre dos casas en construcción a mano izquierda de la cuesta de Eguía, sepultando a dos obreros que allí trabajaban. Uno de ellos, Lino Martín Sanchez, pudo ser extraído con vida, pero no así el infortunado Pedro Luis Luis, que pereció axfisiado. 

SUCESOS:

NACIMIENTOS:

FALLECIMIENTOS:
1910 - Fallece don Manuel Ugarte y Macazaga, arquitecto-profesor de la Escuela de Artes y Oficios, a los 31 años.
1930 - Fallece doña Carmen Macazaga Arbide.
1937 - Fallece don Agustín Embil y Lazcano, párroco de Santa María y arcipreste de la Ciudad
1953 - Fallece repentinamente, con 59 años, , don Pedro Arraiz Huarte.

ACONTECIMIENTO DONOSTIARRA

HISTORIA: ÉPOCA MODERNA : "Real Sociedad de Amigos del País"

El 19 de enero de 1778 se presentó una solicitud ante la Sala de Gobierno del Consejo de Castilla para fundar una Sociedad de Amigos del País de San Sebastián. En el expediente de fundación, que se conserva en la Sección Estado del Archivo Histórico Nacional de Madrid, aparece como director de la entidad Manuel Ignacio de Aguirre y como secretario Juan José de Zuaznavar. Estas sociedades económicas gozaban de la protección del gobierno, que veía en ellas un eficaz instrumento de difusión del progreso, dentro de ese amplio marco innovador que se conoce como «reformismo borbónico». Los promotores de las sociedades económicas solían pertenecer a la nobleza y la presencia de socios ligados a la industria o el comercio, de extracción burguesa, era mínima. En opinión de Gonzalo Anés este es el motivo de que en ninguno de los grandes núcleos burgueses, como Bilbao, Cádiz o Barcelona existieran sociedades económicas a lo largo del s. XVIII. El caso de la Sociedad de Amigos del País de San Sebastián fue realmente atípico; entre sus socios fundadores aparecen gentes ligadas al comercio y la industria, profesionales liberales, clérigos y militares, pero ningún personaje realmente vinculado a la nobleza. En el expediente de fundación se hace hincapié en que se trata de una sociedad independiente de la Bascongada, lo que indica, ya desde el principio, una cierta toma de posición. Por lo demás, en su declaración de intenciones, la Sociedad de Amigos del País de San Sebastián se diferencia muy poco de las otras de su género: «fomentar la industria y la agricultura y promover la instrucción popular». Pero la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, que se había opuesto desde el principio a la fundación de la donostiarra, no escatimó esfuerzos hasta conseguir su disolución. La documentación sobre este triste ejemplo de rivalidad y deseos de protagonismo entre San Sebastián y la provincia, que había sido depositada al extinguirse la Sociedad en 1781 en el archivo municipal por su secretario, Juan José de Zuaznavar, desapareció en el incendio de la ciudad de 1813.

DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO : "El Padrón de 1566" - CALLE DE LAMOLETA

  • Joanes de Ecorza

REGISTRO TOPONÍMICO DONOSTIARRA : "AITZAZATE"

Cerro, Collado

AITZEZATE; AITZAZARTE; AITA ZARATE; ANTXITXETA.
DONOSTIA-SAN SEBASTIAN. USURBIL.

Por este collado, los baserritarras de USURBIL accedían para recolectar helecho en IGELDOKO ERRILURRA

CALLE a CALLE : Calle del GENERAL JAUREGUI - JAUREGI GENERALEN Kalea

Comienza en la calle de Aldamar y termina en el paseo de Salamanca.

KOXKAS DONOSTIARRAS : "Don Agustín Embil"

En 1917 fue nombrado párroco de Santa María y hasta 1937 ejerció su cargo. Era don Agustín Embil Lazcano, nacido en Guetaria en 1874, quien por una providencia especialísima de la Santísima Virgen recibió las aguas bautismales en la parroquia de Santa María, bajo las maternales miradas de la imagen de Nuestra Señora del Coro, presagio venturoso de su apostolado futuro.
Hombre de aspecto venerable, de carácter bondadoso y acogedor, no conoció jamás la falsedad ni la mentira. Fue piadoso y deboto, organizó durante sus veinte años de párroco en Santa María el ejercicio solemne del Vía Crucis cantado, restableciendo la tradicional  costumbre de esta devoción camino de Urgull.
También restauró la capilla del Cristo de la Paz y Paciencia, y tuvo siempre el pensamiento de levantar en Urgull una imagen de Cristo extendiendo sus brazos redentores sobre la ciudad, que fue realidad unos cuantos años después de su muerte. 
Fue verdadero apóstol de la devoción a la Virgen del Coro. Predicó con  palabra fácil su devoción a la Virgen y hasta en la hora de su muerte dio testimonio de ella pidiendo a los que le rodeaban que le llevasen al Camarín.
Quiso la Virgen premiarle en vida visitándole, cuando enfermo y retirado, se hallaba en Zumaya, pues viendo el sacerdote don Alfonso Tejada el peligro que corría la imagen de Nuestra Señora del Coro durante la dominación marxista en los primeros días de la guerra civil, la trasladó a la casa de Zumaya donde residía don Agustín: el fue su custodio y Ella su mayor lenitivo.
Murió en la tarde del 4 de enero de 1937 teniendo extendido sobre su cuerpo agonizante el manto blanco de Nuestra Señora, como símbolo de una vida pura.
Su despacho parroquial se convirtió en capilla ardiente. Allí estaba el cadáver  de don Agustín revestido con casulla morada, teniendo en las manos un cáliz, cubiertos los pies por un paño de tisú.
En el testero de la habitación se había colocado un crucifijo de gran tamaño sobre paños negros. Monjas de varios conventos le velaban. En un altar portátil se dijeron al día siguiente varias misas.
El miércoles, día 6, en el atrio de la iglesia fue recibido el cadáver por el clero parroquial mientras las campanas doblaban a muerto y el Orfeón entonó un reposo organizándose un fúnebre cortejo camino de Polloe.
El duelo lo presidían las autoridades locales. San Sebastián acompañó a don Agustín  al cementerio. Los funerales se celebraron el 7 de enero.

ACTUALIDAD : 3 de ENERO 2009: Hermanamiento en Gaztelubide

Medio centenar de sociedades participaron en un banquete con la participación del coro de la entidad gastronómica 
Hemos vivido y vivimos des hace quince días numerosas celebraciones, la mayoría celebrando el año que nos ha dejado y haciendo votos por el que acaba de comenzar. No es el caso de la fiesta que organizó la sociedad Gaztelubide. Su dirigentes, encabezados por José Antonio Salas, reunieron a representantes de medio centenar de sociedades, con las que mantienen una excelente relación. Un banquete de hermanamiento resultó todo un éxito.
Como siempre en estos eventos, el Coro de la Castaña participó con el acompañamiento de pianista Pepe Arzelus y Juan Mari Salas, Imanol Aizpurua, José Fernández, Titi Evangelista, Fernando Antón, Juan Eizaguirre, Valentín Aldalur, José Luis Beñarán, Fermín Burguera, José Antonio Salas, Julián Serrano, Iñaki Aróstegui y Diego Odriozola.
José Antonio Salas, que abandonará el cargo de presidente el próximo día 20, estaba acompañado de la junta directiva: Juan Mari Abad, Jesús Mari Ganzarain, Javier Madariaga, José Ramón Mendizabal, Manolo Pajares, Alberto Matilla, Juan Azcue y Santi Peñalva. Además de los socios de la entidad: José Luis San Sebastián, Manolo Torres, José Luis Anduaga, Fernando San Martín, Josean Arrilucea, Agustín y Miguel Andonegui y José Antonio Salaberria.
Desde Irun acudieron Alfonso Fernández Casadevante y Javier Alonso (Casino), José Mari Fernández e Ignacio Lopetegui (Elizatxo), Jesús Gorriz y Rafael Muguruza (Cofradía del Salmón de Bidasoa), y Iosu Olaizola y José Luis Martínez (Irungo Atzeguiña). De Pamplona, José Miguel García, José Luis Onrubia y Joaquín Ibarra (Napardi) y de Arroniz, Jesús Mari Astrain y Fermín Esanda (La Oliva).
El resto de sociedades invitadas eran donostiarras. Josean Ibiriku e Iñaki Barrena (La Artesana), Luis Mokoroa y Eduardo Acuille (Gastronómica), Jesús Anza y Txelis Fernández (Vasconia), Patxi López e Ignacio Luis (Umore Ona), Antxon Carrera y Manu Fernández (Sociedad Hípica), José Manuel Iraola y Gorka Olaizola (Gaztelupe), Juan Miguel Mendizabal, Manolo Berasategui y Juan Ignacio Etxabe (Zubigain), Imanol Ribas y Txema Alberdi (Aitzaki), Carloto García Caballero y Carmelo Domecq (Ollagorra), Alberto López e Ignacio Ezkurdia (Aizepe), Miguel Usandizaga y Carlos Etxeberria (Ur Kirolak), Josean Patiño y Javier Gallastegui (Illunpe), Iñaki Iñarra y Javier Saldaña (Itzalpe), Aurora Aramburu y Nuria Bofaruel (Casa de Alava), José Ramón Varela y José Carlos Cardesín (Casa de Galicia), Vicente Etxarri y Enrique Sebastián (Sansustene), Miguel Berzosa y Iosu Aizpurua (Gimnástica de Ulia), Angel Rico y Manuel Simón (Baso-Etxea), José Manuel Costas y César Telletxea (Kondarrak), Julio Tejadas e Iñaki García (Fotográfica), Antonio Gascón y José Ignacio Silva (Casa de la Rioja), Iñaki Lazkano y Xabier Amenazar (Ardatza), Juan y Carlos Aldaz (Artzak-Ortzekoak), Josetxo Kintana y Gorka Arzelus (Amaikak Bat), Ion Manterola y Gabi Otegi (Kaioneta), Ignacio Unanue y Patxi Mutuberria (Esperanza), y Coro y Paco Sexmilo (Kresala).
Junto a la mesa presidencial, el historiador Javier María Sada, me anunció que el día 17 se presenta el libro escrito por él, de la historia de la sociedad. Un trabajo preparado durante el último año. Cámara al hombro, Terry Fernández grabó un reportaje sobre el festejo. Excelente menú preparando por Jesús Bustillo, el cocinero oficial de la sociedad, con la ayuda de Txema Martiarena para 110 comensales. Prepararon morcilla y chorizo cocido con puré de patata; crema de marisco; merluza con almejas y kokotxas y tarta.
Hasta el día 20, fiesta del patrón, la sociedad prepara diferentes actividades. El domingo día 11 de enero se celebra la tradicional fabada. El día 17, homenaje a Jesús Mari Alkain, responsable hasta hace un par de meses de la obra social de Kutxa y persona muy unida a la entidad. El día 19, la tradicional cena oficial previa a la tamborrada. Kutxa recibirá el Barril de Oro, por su colaboración con la sociedad. Queda para el día 20 la cena de socios. Hasta el momento, este 75 aniversario está saliendo a la perfección.
Antes de la fiesta tomé un zurito con Iñaki Sarriegi, durante muchos años delegado de la Real Sociedad y Juan Luis Larrea, presidente de la Federación Guipuzcoana de Fútbol. Me encontré con ellos en el bar Zeruko de la calle Pescadería, que ha permanecido cerrado varios meses por obras en el local, al que han dado un aire moderno, con motivos marineros. Marilis Calvo y su hermano José Antonio dirigen el Zeruko con la ayuda de Axel Velasco.

ARCHIVO FOTOGRÁFICO

3 de ENERO hace 50 años

EFEMÉRIDES DONOSTIARRAS : 3 de ENERO

La música es sinónimo de libertad, de tocar lo que quieras y como quieras, siempre que sea bueno y tenga pasión, que la música sea el alimento del amor.
Kurt D. Cobain (1967-1994) Músico estadounidense 
 
ACONTECIMIENTOS:
1885 - Teatro Principal: primera vez en San Sebastián (39ª de abono) de la ópera Luisa Miller, de Verdi.
1886 - La Fraternal elige presidente a D. Manuel Tornero.
1886 - Como consecuencia del incendio que el 25 de Diciembre de 1885 destruyó el edificio de la Diputación,ésta queda instalada, por lo que dure la reedificación de su palacio, en el hotel que doña Felicitas Coubes, viuda de Auber, poseía en el Paseo de la Concha,14.
1893 - Es nombrado profesor de la Escuela de Artes y Oficios, por fallecimiento del señor Albarellos, don Marcos Soraluce.
1899 - Es nombrado presidente de la Unión Artesana D. Miguel Salaverría.
1900 - Es nombrado director de la Escuela de Artes y Oficios D. Rogelio Gordón.
1903 - La Cía de Julia Sala y Luis Echaide da a conocer a los donostiarras, en el Principal, La dicha ajena, de los Quintero
1914 - Desde esta fecha, la primitiva calle de la Estación se denomina paseo de Francia.
1923 - Boda en el Santuario de Lezo de don Juan Odriozola y Romualda Gurruchaga. 
1923 - Contraen matrimonial enlace don José Mª. Gonzalez, funcionario de la Caja de Ahorros Provincial, y Vicenta Urbieta.
1925 - Con un banquete en el Hotel Excelsior, se despide de la vida de soltero don Diosdado Almeida Gutiérrez, que el día 12 iba a contraer matrimonio con Antoñita Zapirain, hija del popular Koshkero don Tomás, funcionario del Ayuntamiento.
SUCESOS:
1965 - En un accidente de automóvil, acaecido en las inmediaciones de Olazagutia (Navarra), hallan la muerte carbonizados en el interior del vehículo el matrimonio donostiarra compuesto por don Carlos Lazcoz y María Dolores Pérez, propietarios de un puesto de charcutería en el Mercado de San Martín . Con ellos se hallaban sus hijos, Maria Dolores, de 11 años, y Carlos Alberto, de 7, y una sobrina llamada Isabel Pérez Monge, los cuales fallecieron asimismo. 
NACIMIENTOS:

FALLECIMIENTOS:
1899 - Fallece D. Joaquín Oña, último empresario del Teatro Circo, de la Calle Andía.
1919 - Fallece doña Juana Iguarán, viuda de Elósegui.
1920 - Fallece, gravemente enfermo,el que fuera gran pianista y alcalde de San Sebastián, don Leandro de Moyúa, Marqués de Rocaverde, "Leo de Silka".
1931 - Fallece, de 68 años, doña Antonia Zubeldia Urcola, conocidísima alpargatera de la calle Fermín Calbetón.
1936 - Fallece D. Lucio del Río Arizperrutia.
1948 - Fallece, de 83 años, don Antonio Loinaz, el popular Anthón Amara

ACONTECIMIENTO DONOSTIARRA

HISTORIA:ÉPOCA MODERNA : "Reforma del Consulado"

En 1764 el Consulado y Casa de Contratación de San Sebastián recurrió al rey para hacerle ver que sus ordenanzas habían quedado desfasadas y que era necesario ampliarlas si se querían conseguir los objetivos fijados en sus constituciones. San Sebastián y el Consulado nombraron una comisión que redactó un anteproyecto que fue enviado al Consejo real para su estudio. Las nuevas ordenanzas, que mejoraban sustancialmente las anteriores, fueron finalmente aprobadas mediante una real provisión del Consejo de Castilla librada en Madrid el 1.° de agosto de 1766. Estas leyes se mantuvieron en vigor hasta la publicación del nuevo código de comercio de 1829. Durante el s. XVIII, el Consulado intentó, en varias ocasiones, recuperar el comercio de las lanas para el puerto de San Sebastián. En 1746 envió un memorial a Fernando VI exponiéndole las causas de la decadencia de este comercio y la necesidad de llevar a cabo una serie de modificaciones legislativas para acabar con el monopolio que, sobre este ramo del comercio, había conseguido el puerto de Bayona. Las exenciones arancelarias eran la causa de que toda la lana de Navarra y Aragón, y parte de la Castilla, se exportase a Europa a través del puerto de Bayona. Esta situación, que como ya se ha visto, no era nueva, se intentó enderezar a favor de San Sebastián. Incluso en 1752, el virrey de Navarra, conde de Gages, procuró por medio de una serie de normativas, que se restableciese la exportación de las lanas navarras a través del puerto donostiarra. Pero los resultados de estos esfuerzos fueron mediocres y la mayor parte de la lana peninsular continuó saliendo a través de Bayona o, en todo caso, de Bilbao y Santander.

DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO : "Real Compañía Guipuzcoana de Caracas"(OBJETIVOS)

Objetivos : 

Los objetivos de la Compañía Guipuzcoana eran claros y definidos. Por parte de la Provincia de Guipúzcoa y de los comerciantes del Consulado de San Sebastián, hacerse con el comercio del cacao de Venezuela, producto que llegaba a España por manos holandesas y a altos precios. Por parte del Rey, que concedió el permiso para que desde Guipúzcoa se despacharan a Caracas dos navíos cada año, se pretendía que la nueva empresa pudiera evitar el contrabando que los extranjeros, sobre todo holandeses, realizaban con la colonia caraqueña. Si la empresa prosperaba además, los ingresos para el Real Erario aumentarían.

REGISTRO TOPONÍMICO DONOSTIARRA : "AITON-AMONAK"


Residencia

HERMANITAS DE LOS POBRES
EGIA*

Antigua residencia de ancianos. AITON-AMONAK es el nombre usado por personas de edad de cultura vasca vecinas y naturales de la zona. Hoy es un edificio en desuso. 

KOXKAS DONOSTIARRAS : "Mari"

El 9 de Enero de 1866 moría Mari, el bravo mariñel que tantas veces había acudido a salvar a quienes en la mar pasaban momentos difíciles porque el tmporal amenazaba con hundir su embarción. Hasta que le llegó su hora, y en la mar que había sido testigo de sus acciones de salvamento, moría entre las olas. Antonio Peña y Goñi glosó así su gesta: 
"Hincadas en tierra las rodillas, puestas las manos en el pretil del muelle nuevo, y asomando no más que los ojos, a causa del empuje del noroeste, seguimos aterrados las sacudidas de la lancha que avanza lentamente, sorteando los encrespados mares, cuando vemos de pronto formerse una ola monstruosa. 
La montaña de agua levanta su lomo enorme, rizado por el vendaval, crece, sube como un animal fantástico, va adelgazándose poco a poco hasta que su cima adquiere la reluciente finura de una daga; y despidiendo ese vapor acuoso que precede siempre al estallido, rompe a los pies de la embarcación. 
Es un zozobrar horrible: la trainera embestida por el branque y volando por los aires, como lanzada por el coletazo de una ballena. Un grito de horror se mezcla a los rugidos del cielo, levántanse las manos estallan los pechos, la gente corre despavorida.
Un segundo después, unas cuantas bolas negras flotan, subiendo y bajando al impulso de los mares, como cabezas de alfiler. 
-¡Una onza de oro para cada hombre que vaya a salvar a los valientes!- grita un aristócrata que ha presenciado la catástrofe.
-Aquí no llevamos nada por eso -contesta textualmente una voz.
Y vese salir otra trainera que manda Holandés, recoge a los náufragos de la lancha de Mari y vuelve con ellos a tierra, en medio del entusiasmo general. Todos están allí a bordo del atoaje, todos ¡ay! menos el héroe.
Ha desaparecido instantáneamente, se lo ha tragado la tumba inmensa, como si acechara una víctima digna de su insaciable apetito. No le han visto los compañeros, no se han dado cuenta de la desaparición de Mari, en aquella tragedia inaudita que ha arrastrado al gigante y lo ha sepultado para siempre en los abismos del mar.
Y mientras aquel Humilde tan Grande se hunde en el océano que guardará eternamente su presa (.....) las rompientes de Santa Clara ponen digno fin  y remate al drama, llevando al fondo pedregoso de la isla cuatro nuevas víctimas de aquel día de horror". 
Hoy se recuerda esa fecha en la hornacha dedicada a Mari en  el muelle donostiarra.

ACTUALIDAD . 2 de ENERO

ARCHIVO FOTOGRÁFICO

2 de ENERO hace 50 años

CALLE a CALLE : Calle del GENERAL ECHAGÜE - ETXAGUE JENERALALREN Kalea



Comienza en la Calle de Aldamar y termina en el paseo de Salamanca


EFEMÉRIDES DONOSTIARRAS : 2 de ENERO

"El regalo de un libro, además de obsequio, es un delicado elogio."
(Anónimo)
 
ACONTECIMIENTOS:
1891 - La popular Sociedad La Fraternal renueva de este modo su Junta Directiva: Presidente: don Simón Echeverría; vicepresidente: don José Juaristi; tesorero: don Vicente Salboch; secretario: don José V. Cruz, y vocales: don Benjamín Brunet y don Raimundo Santa Cruz.
1893 - Se abre en Puyuelo 9 una casa de préstamos sobre alhajas, ropa, muebles y otros efectos, cuya propietaria era doña Carmen Gonzalez.
1900 - El Náutico elige presidente a D. Pedro Buenechea.
1900 - Se renueva de esta manera la directiva de la Unión Artesana : Presidente - Martín Dominguez; Secretario y Tesorero - Juan Azpiazu ; Vocales - José Agote, Vicente Meque, Severiano Arrieta, Domingo Peña, Javier Luzuriaga, y Federico Vidaurre.
1901 - La Sociedad Gizartea elige la siguiente directiva:Presidente: don Ramón Izaguirre; secretario: don Hermenegildo López; tesorero: don José Aizpe; vocales: don Vicente Mendizábal, don Ignacio Aguirre y don Julián Urruzola.
1901 - El gobernador aprueba el reglamento de la naciente Sociedad Iparraguirre, domiciliada en Aldamar E. 
1910 - El Orfeón Donostiarra renueva de este modo su Junta Directiva: Presidente: don Javier Peña y Goñi; vicepresidente: don Antonio Olaran; tesorero: don Joaquín Muñoz Baroja;secretario: don Remigio Peña; vicesecretario: don José Zatarain; vocales: don Alberto Elósegui, don Modesto Echeveste, don Mariano Amuedo y don Ignacio Erquicia.
1911 - Toman posesión los inspectores de la Guardia Municipal señores Villar y Larmán y los cabos Velasco, Zubeldia y Calvo.
1931 - Donosti-Berri nombra nueva directiva para el año, integrada así: Pte.: don Juan Cimorra; vicep.: don Niceto Yoldi; secret.: don José Angel Laca; tesor.: don Juan Oraá, vocales: don Bernabé Ferreres, don Luis Espinosa y don Victoriano Herrero.
1932 - Boda de don Carlos Pesqui y Pilar Abrisqueta.
1936 - De una reunión en el Aero Club nace la Agrupación Aeronáutica Donostiarra, con la Dirección siguiente: Presidente - D. Francisco Escribano; Vicepres.- D. William Lacarelle; Secretario - D. Cipriano Irigoyen; Vocales - D. Eugenio Nogués, D. Luis Astrain, D. Angel Azcona, D. Victor Landa, D. Gastón Nogués, D. Joaquín Laffitte y D. José Barrenechea.
1944 - Esta noche se cierra definitivamente el café Viena-Kutz, que estuvo en la Avenida esquina a la calle de Vergara.
1956 - En Fermín Calbetón, 30, se abre al público la sastrería Lobera.
1965 - Nace en el nº. 12 de la Calle San Martín, la marca comercial donostiarra BOX 
1967 - A las nueve menos cuarto de la noche se produce un incendio en el patio de la casa nº.8 de la calle Fermín Calbetón , a consecuencia de un contacto eléctrico de la caja de acometida de Iberduero. Inmediatamente se personaron los bomberos de servicio, al mando del señor Lumbreras, quienes lograron sofocar el siniestro tras una hora de intenso trabajo, sin que hubiera que lamentar pérdidas materiales ni humanas.

SUCESOS:

NACIMIENTOS:

FALLECIMIENTOS:
1914 - Fallece D. Isidoro Bengoechea y Barrena, párroco de Santa María.
1920 - Fallece el ex-alcalde D. Leonardo de Moyúa, marqués de Rocaverde.
1925 - Fallece D. Alberto Machimbarrena y Gogorza, ingeniero donostiarra de Obras Públicas
.2002 - Fallece, a los 85 años de edad, Agustín Caballero, barítono destacado del Coro Easo desde su fundación

ACONTECIMIENTO DONOSTIARRA: "1965 - Nace en el nº. 12 de la Calle San Martín, la marca comercial donostiarra BOX "

1965 - Nace en el nº. 12 de la Calle San Martín, la marca comercial donostiarra BOX 

HISTORIA : ÉPOCA MODERNA : "San Sebastián en 1761"

Fragmentos de la detallada descripción de la población y de los usos y costumbres de sus gentes realizada por el presbítero Joaquín de Ordóñez muerto en Donostia en 1769. El manuscrito fue hallado por el Marqués de Seoane en el fondo Vargas Ponce, en el archivo de la Real Academia de la Historia, y publicado, corregido y anotado, por Alfredo de Laffitte en 1963: «Las casas todas de esta Ciudad son muy buenas, muchas de sillería cornisas y molduras de piedra, muchos balcones y algunos de rara hechura, las más casas tienen vidrios propios y todos de cristales, porque aquí no hay vidrios ordinarios.
"Las casas todas de esta Ciudad son muy buenas, muchas de sillería cornisas y molduras de piedra, muchos balcones y algunos de rara hechura, las más casas tienen vidrios propios y todos de cristales, porque aquí no hay vidrios ordinarios. La Plaza Mayor, la nueva, aunque es tan grande como la de Madrid, Valladolid y Pamplona, es mayor que todas y solo la excede con muchas ventajas la de Salamanca; es uniforme en todo, llámase Plaza Nueva, porque hace pocos años que se fabricó la planta y nació esto, de que queriendo la Ciudad correr toros en la que ahora se llama Plaza Vieja porque es del Rey, lo embarazó el Comandante General que entonces había, y con este sentimiento la Ciudad por tener libertad en adelante determinó comprar sitios, demoler casas y levantar a su gusto y costa de la Ciudad tomando censos que aún está pagando réditos y cada año se van minorando; luego que se concluyó que fue el año de mil setecientos veintitrés se estrenó con una corrida de toros en aquel agosto; ésta es pues cuadrada algo más larga que ancha, toda es de sillería hasta las tejas, tiene tres altos y guardillas sobre los tejados, cada casa dos ventanas y sólo tres balcones que dan vuelta a toda la plaza y sientan todos los balcones: como todas las ventanas están con uniformidad es una delicia verlas, las ventanas están numeradas y llegan los números hasta ciento cincuenta y nueve, y qué hermosura es ver en dichas ventanas cuando las iluminan nuevecientas diez y seis hachas en una Plaza que es muy grande con el aditamento de la Casa Consistorial que coge todo un lienzo de elegante arquitectura y molduras, talla y balconaje diverso de la Plaza. Cuenta esta casa en la fachada sobre cinco arcos muy capaces, el primer piso ocupa la Ciudad, el segundo el Consulado en los que ponen muchas hachas, arañas y monteretas que no hay más que ver en tiempo de fiestas, remata esta casa con un corredor de piedra con un pedami de sobre las pilastras y en el remate están dos grandes estatuas de alabastro la Justicia y la Prudencia y debajo de éstas está dentro de una tarjeta de piedra muy vistosa que sostiene dos leones de cuerpo entero, dentro de esta tarjeta, está un abro de medio relieve tan perfectamente hecho que puede servir de modelo a los de esta facultad; es más alta esta casa, hay dos torres uniformes muy bien hechas y perfectas en el todo, en una está una campana con la que se convoca a los vecinos matriculados cuando no basta la Ciudad para algunos asuntos. Todas las casas, así de la Plaza Nueva como de toda la Ciudad aunque tengan seis altos, en todas hay lugar común desde su fundación como también canalones en los tejados en que se conoce acordaron antes que en Madrid tener limpieza; aquí se llega que todas las calles tienen en delanteras y costados tres baldosas cuadradas y la del medio, en las calles ni una gota de agua y por consiguiente todos los vecinos hacen barrer su puerta la víspera de fiestas y como la Ciudad costeó toda la plaza, es dueña asimismo de todas las casas que rentan muchos pesos y bien cobrados porque en toda ella se venden comestibles y con este producto paga sus encargos, salarios de sirvientes y se va desempeñando de los censos que tomó para esta fábrica. Para una corrida de toros se alquilan las portadas, las cuatro bocacalles, y por cada casa (esto es dos ventanas) está en costumbre pagar dieciséis pesos, los inquilinos que las viven no tienen parte en las ventanas de su casa y la Ciudad hace el repartimiento y quedan quejosos porque no alcanzan para todos, con lo que costea la Ciudad las fiestas y gana dinero y se lleva que el Consulado da para corrida doscientos pesos, la Ciudad la primera tarde envía al Cónsul un gran refresco y éste retoma otro igual en la segunda.
Hay solo una puerta de hierro que mira a Castilla. ésta se cierra según el Comandante General y Alcaldes disponen de acuerdo, pero suele ser en el invierno a las siete de la noche, en verano lo más tarde a las diez, y es de notar el privilegio que tiene esta ciudad, cada Alcalde concurre seis meses a cerrar las puertas, lleva consigo sus ministros y un portero, éste cierra el cerrojo correspondiente a la Ciudad, el Capitán de llaves que se halla presente cierra el cerrojo que corresponde al Rey, y el Alcalde echa mano si cerró bien el Capitán de llaves; esto lo han sufrido hasta aquí todos los Comandantes Generales muy a su pesar, pero es irremediable esta costumbre aunque los émulos mal contentos y de dañada intención han pretendido con mucho esfuerzo quitar a la Ciudad esta regalía, y no han podido porque está corriente este privilegio que es del Señor Rey D. Felipe II en Madrid a dieciséis de julio de mil quinientos ochenta y uno.
En dicha Puerta de Tierra no hay guardas ni quien registre lo que entra y sale porque es del todo libre esta Ciudad y toda la provincia y Francia en todos sus comercios, nadie paga al Rey cosa alguna y sólo sus moradores tienen que pagar las casas que viven y ocupan con sus géneros, y con esta libertad venden descubiertamente el tabaco de hoja y polvo, aguardiente y licores, naipes, y de eso hay cuatro fabricantes que venden la baraja de cuarenta y ocho naipes a cinco cuartos; sal, y suele valer la fanega poco más que a peseta, venden, cacao, canela, azúcar, clavo, y toda especiería, todo género de telas de seda, lana, de algodón y China y todo género de lencería; en los géneros comestibles de pesos medida, la Ciudad cuida y da reiposturas de Regidor semanero, no hay papel sellado, no hay casa prohibida ni estancada más que del tabaco, rapé, ningún vecino sin causa justa puede estar fuera de su casa en las noches después de las ocho en el invierno, ni después de las nueve en el verano, y es reprensible el que pase de dichas horas, cosa considerable, y las puertas de las casas deben estar cerradas a dichas horas; es verdad que toda es gente quieta y apacible; no hay camorras, heridas, ni muertes, no se admiten pobres que pidan limosna, y algunas veces se les da licencia muy limitada, porque fuera de dicha Puerta de Tierra a tiro de fusil se halla el Hospital de la Misericordia para recogerse por tres días los forasteros en dicho Hospital, patronato de la Ciudad, que se mantiene con muchas limosnas de los fieles y otros arbitrios voluntarios para que se conserve; tiene un Capellán con decente sueldo para que cuide de los Caudales, del sustento con economía y buen orden que trabajan y que sirven como en religión: hay cirujano, médico y varios sirvientes; botica de valde porque entre tres boticarios que hay, el uno abastece medio año de todo lo necesario, y los dos restantes proveen al otro medio año a tres meses cada uno; se mantienen allí además de los enfermos hombres y mujeres inválidos y muchachos pobres, como desamparados se hace trabajar a los que pueden los de mucha edad se asilan hasta morir, los muchachos se les da escuela y se les procura acomodar en la marinería siendo para el Hospital el producto que ganaren en el primer viaje, y puede haber entre todos ciento treinta personas, aunque hay Capellán se les trae los Sacramentos de la Ciudad de la parroquia de Santa María.
A poca distancia saliendo para la puerta de Tierra hacia el Oriente en una llanora tienen una ermita con mucha plata, cuatro buenas lámparas, frontal de lo mismo con grandes candelabros, ciriales, caldero para las palabras de la Consagración, tarjetas especiales y todo cuanto es menester de plata. A pocos pasos de la mar se halla el convento de San Francisco del que también es patrona la Ciudad, tendrá cuarenta religiosos, es buen convento y capaz, buena iglesia y bien limpia y adornada, buen claustro, aquí se enseña la Escuela Bascongada y hay sermones en este idioma, a pocos pasos antes de llegar a este convento se pasa preciosamente un gran puente de madera fuerte y curioso, con asientos en el medio de una y otra parte, tiene de largo ciento cincuenta pasos, y doce de ancho, el mar debajo un río que sale de él, y se alarga muchas leguas, crece y mengua cada seis horas como el mar, y si Dios no hubiera puesto límites a el mar, se hubiera tragado a el convento y el puente a media vara más que creciera.
Saliendo por dicha Puerta de Tierra hacia Castilla o del mediodía como a dos tiros de fusil, se halla el Hospital de la Misericordia del que se dijo en el número diez y ocho, éste se deja a la derecha y a la izquierda un barrio que se llama San Martín y el camino va por medio como si fuera una calle y bien angosta; este barrio tiene como sesenta casas, algunas muy buenas con sus balcones, es de gente labradora, también hay aquí una buena fábrica de curtido, y fabricantes de cuerdas de cáñamo, no hay aquí iglesia alguna y parece que por un San Martín que hay en la capilla del Hospital, tiene este nombre el mencionado barrio.
Luego se deja atrás el Hospital y el expresado barrio, se comienza a subir una cuesta bien empedrada, porque es camino real para Pamplona y Vitoria, luego se suben dos tramos de escalera hacia la izquierda y con un buen atrio se halla el Monasterio de San Bartolomé· A poca distancia hacia el poniente a la orilla del mar sobre unas peñas, se halla una parroquia con el título de San Sebastián, y como después tuvo principio esta ciudad con título de San Sebastián le eligieron por patrono, y se llama aquél el Antiguo, y por pestes que se experimentaron o por otros motivos. esta ciudad y cabildo hicieron votos de ir en procesión al Antiguo todos los años el día del santo, veinte de enero,...
Sobre estos conventos y el de San Francisco, comienzan montes, riscos y breñas que corren muchas leguas, pero todos estos montes están habitables porque están sembrados de casas que aquí llaman caseríos donde se mantienen labradores con sus familias, éstos cuidan de aquellas haciendas y se aprovechan de leña y de yerbas, están ajustados con los amos de diferentes maneras pero lo regular es que parten con los dueños de todos los frutos y ellos ponen sus manos ganados y su trabajo, suelen coger algún trigo, poca cebada y lo principal es maíz, todos los caseros tienen alguna porción de tierra a propósito para hortalizar y también se aprovechan de ello los caseros surtiendo las casas de sus amos y así crían todo género de verduras hasta coliflores, espárragos mejores que los de Aranjuez, todo género de flores, ricas rosas y grandes claveles encamados y de esto cogen mucho y lo venden suelto o en ramilletes; de toda esta verdura y legumbres cargan las mujeres de los caseríos unas cestas muy grandes que pesarán ocho o más arrobas y sobre la cabeza las traen a la ciudad descalzas de pies y piernas subiendo y bajando peñascos de dos leguas y más, de esta forma llegan a la ciudad no se si diga hasta ochocientas cestas, se llena la plaza a las siete de la mañana y lo mismo sucede aunque esté lloviendo todo el día, es de advertir que en los tres lienzos de la Plaza Nueva está repartido el año para sentar todas estas gentes, en un lienzo dos meses que son junio y julio porque en estos se venden muchas cosas delicadas como alcachofas, guisantes, habas frescas y ponen tres filas de banquillos, en los otros dos lienzos a cinco meses las gentes que tienen las tiendas de la Plaza en sus meses respectivos; ponen en la Plaza dos filas de bancos al amanecer para que en ellos se sienten las caseras y delante sus cestas y de cada persona cobran un ochavo, que valen muchos reales en las temporadas sentadas, pues ponen en sus cestas zapatos y medias y van a donde ellas saben a tomar chocolate, y hay gentes que tienen chocolate prevenido para luego que llegan sean despachadas y las suele costar cada jícara diez maravedises y lo más tres cuartos, vuelven a la Plaza a despachar sus géneros y con el dinero que han hecho compran para sus casas, aceite, jabón, pescados, especies, ropa, y cuanto necesitan para la semana; a tiempo que llegan todas las criadas a comprar sus verduras y ellas están previniéndose de lo necesario están las calles del comercio y Plaza tan llenas de gentes, que parece el bullicio de la Puerta del Sol: desaparecen lentamente y a las doce las más marcharon.
Habrá mil caseríos en el contorno de tres leguas y de cada uno, una o dos mujeres con cestas vienen cargadas, algunas chicas traen haces de leña y de paja para jergones, leche, queso, requesones, hay aquí en su tiempo excelentes melones grandes de carne colorada, pepinos, disformes calabazas y no hay hortaliza que no haya aquí; también se cogen grandes melocotones, peras, muchas especies de manzana y generalmente de todas frutas estas son las haciendas de toda la provincia, no hay persona que no tenga caserío, algunas tienen muchos y hay quien tiene más de cien y de esto se componen los mayorazgos. Los caseros sin tener un palmo de tierra suyo, tienen conveniencias y son criados perpetuos de sus amos y hay familias que de tiempo inmemorial se conservan en ello y los estiman los amos y les ayudan en cuanto se les ofrece; como la tierra es tan quebrada se alcanzan estos desde un caserío a otros veinte a lo menos, y suelen estar a poca distancia. Los sujetos de conveniencias suelen pasar algunos meses en sus caseríos en primavera y otoño, y aunque alguno se reducen sólo a tener oficinas para guardar sus frutos y recoger sus ganados, alguna salita y una cocina, hay otros como palacios, con galerías, balconajes, gabinetes, buenas salas y, dormitorios bien alhajados y surtidos de todo lo necesario sin que sea preciso traer colchones la demás ropa ni otros menesteres alguno de cocina y no pocos tienen oratorio y con este motivo vienen a oir misa de otros caseríos; para divertirse para eso suelen tener chaquetes, juegos de damas, de bolos y de pelota y algunos lo tienen de pala. los sujetos de conveniencia deben estar prevenidos de comestibles porque sus parientes y amigos van con frecuencia a visitarles y acompañarles algunos días y no saben que gentes tendrían a la mesa y tienen de prevención unas muchachas lince que vienen a la ciudad a buscar pan del día, carne fresca, huevos, azúcar rosado, pescado y otras cosas, que son tales estas chicas, que aunque haya una legua en menos de dos horas están de vuelta a los caseríos con los recados, descalzas de pie y pierna trepando y bajando cerros, y aunque llueva no se acobardan.
No hay cosecha de vino en toda la provincia y sólo si algunas uvas moscateles que duran una buena temporada y de Navarra suelen traer a vender uvas negras, esta falta se suple con la sidra que se hace en los más caseríos exprimiendo en lagares las manzanas que encierran en unas cubetas (que aquí llaman barricas) lo más se trae a la ciudad y se toma la razón a la entrada para arreglar los diezmos; el año pasado de 1.760 entraron más de 250 cargas y se reputa cada una ocho cántaros y la mucha parte que queda en los caseríos allí se vende por la cantidad que ha entrado pone la ciudad el precio a que se ha de vender y valió la azumbre cuatro cuartos, y el año que se coge poco no pasa de cinco cuartos, esta bebida la gastan toda la gente trabajadora y los criados y criadas de forma que nadie se resisa en casa en que todas las comidas no les den sidra, también la bebe la gente de mucho copete porque suelen estar criados con ella y se bebe en muchas casas todo el año.
Hay también vinos de Navarra, los arrieros que traen todos los días lo apelan en la alhóndiga de peso real, tiene la ciudad nombrados sujetos que lo prueban y según la calidad dan el precio de cada arroba, y de este vino se abastecen los vecinos, esto es, que por azumbres y cuartillos hay muchas tabernas dando la ciudad el precio y las medidas, quien quiere vender vino en su casa puede libremente sin pagar cosa alguna más que el vino a el arriero y si algo cuestan las medidas, pero no excediendo de los precios y medidas de la ciudad. Dichos vinos son para parto porque también se venden otros de Burdeos. de Canarias, de Peralta, rancio de Andalucía de Frontignan, de Málaga y de otras partes, esto se vende por botellas y no muy caro.
Aquí no se coge otro pan que maíz, pues el trigo como se ha dicho es poco, la cebada menos, pues se vende en las boticas, el mar abastece comunmente de trigo y aunque valga muy barato en Castilla por lo lejos y malos caminos no lo acostumbran a traer, con todo eso vale la libra de pan francés muy rico a cuatro cuartos lo mismo vale el pan común, este se fabrica en algunos lugarcillos, y en algunos caseríos con que se aumentan los carguíos de cestas para llevar a la plaza todos los días; las panaderías que hay en la ciudad que son muchas, todas son de francés. Los ganados en lugar de cebada y paja comen salvado y haba y de esto hay terribles cosechas.
Hay en esta ciudad de todos oficios es a saber: un escultor, un pintor al óleo, cuatro doradores y estofadores, cuatro arquitectos que hacen retablos. cuatro maestros de obras, doce carpinteros, doce plateros, uno de ellos es contraste y otro es de oro, un impresor, dos libreros, cuatro médicos, diez cimjanos, tres boticarios, cuatro herradores o albeitar, dos guarnicioneros tres cordoneros, dos relojeros, tres caldereros y un latonero, diez herreros, tres cerrajeros y cuatro cuchilleros, ocho confiteros y cereros, cinco hojalateros o linterneros seis tiendas de peluqueros que trabajan mejor que en Madrid, dos francesas, un maestro de niños, doce tejedores, trece toneleros, más de sesenta sastres otros tantos maestros de obra prima, que unos y otros visten y calzan a las mil maravillas así a hombres como a mujeres; muchas maestras de niñas que enseñan a leer, escribir y coser: dos pastelerías, hay también zapateros remendones, chocolateros no tienen número, cuarenta tabernas de vino de Navarra, dos carnicerías de vaca y camero, pero no hay botellerías ni alegorías porque suele faltar la nieve por hacer regularmente frío que en el mes de julio que esto se escribe hace mucho frío pero para tiempo de fiesta se hace traer aunque caro.
Con motivo de los navíos que llegan al muelle hay quien los repara de todo y aunque los hacen nuevos y de mucho primor, hay quien hace las velas, remos, poleas, y cuatro maestros cordeleros o cobestreros de mucho caudal con muchos oficiales que surten de maromas y cuerdas de todos tamaños, así a los de la compañía como a todos los extranjeros que lo necesiten, y a una legua de aquí en la jurisdicción de Hemani se fabrican áncoras con el mayor primor aunque pesen ochenta quintales, que ni de cera estarán más perfectas y curiosas; hay dos tamboriteros asalariados, también hay un barquillero y pregonero, con buena renta.
Hay muchas tiendas de comestibles, así por todo el lugar como en la Plaza Nueva, para por mayor muchas Lonjas donde por quintales se vende el tabaco de hoja y polvo, azúcar, canela, cacao y también de seda, paños, bayetas y todo género de lencerías de algodón y chinas y de todos estos géneros, por menor hay solo una tienda que coge toda la ciudad, pues apenas hay casa donde no se venda algo.
En el soportal de la casa de la ciudad y en algunas casas, hay tiendas portátiles de franceses que venden ricas cosas, como medias de sedas de todos géneros, vuelos para mujeres y hombres, cortes de chupas bordadas, abanicos, aderezos completos de piedras de Francia, cajas para tabacos de mil modos, pañuelos bordados, muselinas, holandas, batistas y sombreros finos con muchas más curiosidades como en la calle Mayor de Madrid, y suelen hacer bastante equidad. Yo he comprado aquí a treinta cuartos muy buena cotonia y lienzos de Francia que llaman retortas al mismo precio.
Por lo tocante a trajes, el Corregidor (que siempre es un togado como en Bilbao) alcaldes y aguaciles, andan de golilla de día y noche, los regidores los días en que salen de la ciudad en forma con sus maceros; los caballeros gastan buenos vestidos, ricas chupas bordadas o con muchos galones de oro y plata con todos los cabos a este tenor y pelucas de la última moda, los demás ciudadanos y comerciantes les imitan en lo más y se equivocan; vése que aquí todos son nobles por naturaleza excepto los forasteros que necesitan acreditarlo, el vestido militar es aquí tan común que no hay quien salga a la calle de otra forma y con buenas pelucas y espadines de plata, y lo que es más, los labradores que viven en el campo en la soledad de sus caseríos y entre riscos, para ir a misa y venir a la ciudad en días festivos, usan del mismo traje militar, buenos espadines y de plata, algunos con peluquín y los más con pelo propio, todos los chicos y niñas andan muy decentes especialmente los días festivos con vistosas chupas los unos y con sus baticas o chambras las otras y batas largas según las clases.
Las madamas y petimetres, que las hay de mucho garbo, no se distinguen de las de la Corte, y aun exceden a aquellas porque con la cercanía de Francia donde han estado muchas en la enseñanza o de paso se prenden y visten prolijamente porque tienen gusto muy delicado en vestir y calzar; qué peinado y adornos en la cabeza, qué ricos vuelos de tres órdenes y de mucho valor, qué batas largas y de telas tan extrañas y qué chinelas; así van a la iglesia y a los paseos y cuando salen a una corrida de toros cómo están en los balcones en briales, allí es de ver tisúes galones de oro y, de plata encajes de lo mismo en los briales, qué escusalíes, pañuelos paletinas y qué diamantes en sus joyas, aderezos y pulseras se llevan las atenciones porque son muchas bien adornadas y de buen parecer; toda esta damería se cubre en la calle con mantillas negras muy ricas tan cortas que la cintura se las ve por detrás y los vuelos cuelgan fuera de las mantillas, gastan buenas mantillas de tafetán las más son negras y aunque tienen ricos maníos y de puntas éstos sirven unicamente en los duelos del Jueves Santo y de Corpus.
Las militaras que en sus tierras usan mantillas blancas, suelen hacerse aquí a las negras, sólo las mujeres de los soldados se conservan con las blancas como vinieron, las mujeres que no profesan la petimetría, no gastan vuelos y en estos se distinguen las señoras de las que no lo son, y en que traen doncella por ir a tiros largos; las son de buen hocico, aseadas y airosas pero gastan ricos vestidos galones y bordados no se quedan atrás, ni en traer estupendos aderezos de diamantes y perlas las petimetras que usan los vuelos.
Todas usan zapatos blancos o de alguna tela de color muchas veces chinelas pero media de seda negra o blanca, y en lo general, todas usan zapato negro con su tacón alto a la iglesia; las sirvientes que van por aviso y salen a comprar todas andan a cuerpo descalzas de pie y pierna aunque llueva o nieve, pero a la iglesia van bien vestidas y calzadas con tacones muy altos, las sirvientes francesas (que son infinitas) todas van a comprar y a la fuente con sus baticas cortas o chambras y no todas descalzas; hay muchas madamas francesas de gran porte y de mucha conveniencia, porque sus maridos están establecidos en la ciudad y son comerciantes de cosas gruesas y cada día vienen más, porque como en esta provincia están libres que nada se pagan a el Rey (como ya se ha dicho) y en Francia tienen que pagar, cada día se ven gentes nuevas, venden aquí más que los vecinos, porque ellos saben traer con más conveniencia los géneros, pero en la ciudad no se les da manejo alguno ni lo pueden tener, viven en las mejores casas y comen los mejores bocados porque no reparan en los precios y encarecen por eso casas y comestibles, y son tantos y tantas las sirvientes, que estamos hoy tantos a tantas y muy presto serán ellos de número mayor; las madamas francesas suelen salir a los paseos con ricas batas a cuerpos rezagadas las batas y debajo un brial muy delgado y de buen gusto cubiertas con una gasa blanca o negra, enseñando la media, a este modo algunas de las petimetras suelen usar de dichos trajes algunas veces con tanta propiedad que a no ser conocidas se las tendría por francesas.
Todas las gentes y de todas clases tienen sus tertulias y para retirarse a sus casas en las noches a las horas competentes está la sirviente descalza de pie y piernas con su farol para llevar a sus amos a casa, llevan unos faroles tan preciosos de cristal que a porfía andan sobre quien a de tener más hermoso farol, muchos cuestan cuatro pesos, el que menos dos, llevan cuatro luces cada uno, y es una hermosura ver las calles a una misma hora llenas de tan preciosos faroles y de tantas luces, y que todas son mozuelas las que los llevan, no hay casa que no tenga muy curioso farol, aunque sea gente muy común, y como la ciudad es tan corta y tiene buenas calles, con más de quinientos faroles es una delicia, y no son mejores según en Madrid los que llevan alrededor de sus sillas de manos.
Para toda esta grandeza que se ha dicho de caballeros y petrimetres, claro es que hacen falta los coches, alguna comandanta general le ha tenido pero éste y el otro que yo he visto de D. José Fagoada vinieron desarmados sobre una recua de machos y así volvieron porque desde Pamplona aquí y desde Vitoria son tales los riscos que ni calesas pueden llegar aquí, vienen en litera como sucedió al Corregidor D. Juan Javier Cubero, y lo mismo sucedió a los SS. Obispados Generales y Provinciales de las Religiones, los que pueden montan a caballo desde Vitoria donde dejan los carruajes, pero todas las madamas usan andar dos en un caballo apareadas bien sentadas en unas como silletas (que aquí llaman artolas) mirando ambas para adelante sin asiento de mucha conveniencia y de mucha gracia y más en buen tiempo que van en batas largas con sus quitasoles sombreros de galón con plumas, otras con sombreros de palma o con unos gorros de terciopelo negros, que los extranjeros han traído para cuando llueve o hace mucho sol. Las artolas se arman con cuatro pilares que reciben una techumbre cerrada o cubierta de encerado, detrás y a los lados bajan los encerados y por delante una cortina con cristal de modo que con tanto aseo con lucimiento y conveniencia sin cuidado porque con un mozo van delante llevando el ronzal y suelen entre las dos acomodar un chico con quien van divertidas y en conversación. Si en Castilla vieran este género de caminar dejarían coches y caleras por hacer sus caminatas de esta forma.
Los que desde aquí tienen algún viaje corto que hacer, salen a la Puerta de Tierra, de militar o con hábitos largos, y antes de dicha Puerta en una plaza se encuentran muchos mozos con sus látigos rogando a cuantos llegan para que elijan su caballo, y habiendo elegido, lleva el mozo el caballo al montadero que es fuera de la Puerta de Tierra, pone la espuela que trae el mozo de prevención y echa a andar por peseta y media al día y gasto pagado, estos caballos tienen buenas sillas, frenos, y de todo lo necesario y habrá continuamente más de sesenta caballos así dispuestos pero si fuese viaje largo, apalabran antes a el mozo, va a casa del sujeto, toma alforja, maleta y lo que es necesario y monta a la puerta de su casa.
Para traer leña, piedra para las obras y otras muchas cosas hay unos carretones bajos de ruedas bien herradas y no entran en la ciudad éstos, porque fuera apean esta carga y la ponen en una rastra éstas son al modo del armazón de un carro quitadas las ruedas, que sientan de plano en el suelo y con dos bueyes cuatro o más según las dimensiones, así llevan las cosas a las casas de sus dueños; también desde el muelle barricas y fardos de mucho peso y que veinte hombres no serían capaces de moverlos y con un par de bueyes se suele hacer; de esta forma se hacen también las mudanzas de las casas por un real de vellón cada viaje y sin maltratarse llevando una rastra de una vez lo que un mozo no haría en doce viajes, y por eso dichas rastras hacen por su mucha circulación zanjas en las calles y la ciudad cuida de componerlas, como sus dueños las rastras que se desgastan.
De las diversiones que hay en esta ciudad la principal y más arraigada es la pelota así de pala como de a mano y es en tanto grado esta afición que si hubiese un lugar nuevo en que hubiese un buen sitio se aplicaría antes para hacer de él juego de pelota que para hacer iglesia y así en toda la provincia hay famosos juegos de pelota, ya baldosados, ya de tierra de buena calidad, ya con graderías de sillería para los mirones y guardan de los ganados y de los que le pueden perjudicar como si fuera un lugar sagrado, y hay pueblos de dos juegos a cual mejores; suelen hacerse partidas fuertes y de mucho empeño cuando desafían los de la provincia a los navarros, o a los de un lugar a otro, en tales casos se elije el juego y pelota, se hace escritura que nunca suba de treinta pesos porque esta prohibido jugar más pero de callada juegan millares de pesos, y las traviesas son muchas y muy crecidas, se da señal y se elije el día para después de quince días o más, el lugar cuyo juego se eligió bien puede hacer provisiones de comestibles y los vecinos se disponen a dar posada a los concurrentes por cuatro ochavos, se hacen muchos tablados, y concurren de más de doce leguas, no se hallan entonces caballos si no es con mucho precio y hay gentes que para llevar dineros que atraviesan, venden los calzones y algunos vuelven llorando y otros vienen cargados de pesetas; cada año ya suele haber tres o cuatro partidos semejantes.
Otra diversión son los trucos y como hay tantos ociosos hay de garita nueve mesas de billar y dos a la española de vara y golillo; un caballero tiene en su casa billar, otro tiene otra que hace a billar y a la española, y en todas son trece, siendo tan reducida la ciudad y ninguna mesa está demás.
Hay también la diversión de los naipes en que hay mucha destreza, y las mujeres casi todas juegan a la malilla con primor entre cuatro y se juntan muchas mujeres en una visita formal y reunen mesas de a seis y de a ocho y suelen jugar a dos cuartos cada juego y con favorito doble, y si dan capote se cobra doble.
Otra diversión hay y en que se ejercitan las gentes curiosas y fisgonas, como no hay más que una puerta para salir y entrar en la ciudad; en el puente que está sobre el foso hay buenos asientos y también en una especie de plazuela; en las tardes los que se retiran del paseo ocupan todos aquellos asientos para ver entrar la gente que ha salido por curiosidad y los que vienen de viaje con el temor de que les cierren las puertas entran atravesando por la fila de curiosos, pero otros que saben esto aguardan a que sea de noche para librarse de fisgones y fisgonas. También hay la diversión de la caza pero porque hay poca, esta habilidad está sin ejercicio.
Hay una isla, a poca distancia del castillo, que se llama Santa Clara donde está en lo más alto una ermita bajo la advocación de dicha Santa, con su Irnitaño, es toda esta isla del monasterio de San Bartolomé en ella se dice misa cantada de orden y a expensas de dicho monasterio, aquel día hay otras muchas misas, y entre año su estipendio suele ser por lo menos un peso fuerte, desayuno y barco pagado, todo el día de Santa Clara hay tamboril y bailes, y todo lo registran con sus catalejos las señoras de San Bartolomé, las del Antiguo y las de Santa Teresa; es más reducida esta isla y más baja que el Castillo y entre isla y Castillo aunque solo hay como un tiro de fusil pasan navíos por grandes que sean para entrar en el muelle porque es un canal muy profundo.
Antes de llegar al puente que sale a San Francisco hay un barrio que se llama de Santa Catalina tiene al presente unas diez casas, hubo iglesia y vicario pero no tuvo pila, solo administraba el viático y unción en tres caseríos y en un asedio de los franceses se demolieron iglesia y casas, no tuvo dicho vicario ni más libros que el de finador, los que se trasladaron a la parroquia de San Vicente, y desde entonces los que mueren se entierran en el monasterio de San Bartolomé como los del barrio de San Martín y· otros muchos caseríos sobre aquellos montes lo que produce para dicho monasterio muchas ofrendas aunque con la pensión de pagar alguna parte aunque corta a las parroquias de la ciudad, y también en aquel sitio hubo un célebre Hospital.
A media legua de la ciudad más adelante de San Francisco mirando al Oriente está un sitio que llaman la Herrera, allí se encuentra una porción de mar, y se toman barcos para llegar a Pasajes cuando hay marea alta y muchas varas de distancia y son mujeres las que reman por pocos cuartos.
Hay también en esta ciudad diferentes tribunales de justicia. Primeramente esta provincia como todo el clero de ella envía dos comisarios de cada cabildo todos los años después del Corpus a Azpeitia los años nones, y los años pares a Tolosa a conferenciar los negocios de todo el clero de esta provincia asimismo también dos Diputados de cada pueblo se juntan todos los años en unos diez y ocho pueblos que entre sí alternan y este año de mil setecientos sesenta y uno, correspondió en Azpeitia; en año con clave preside el Corregidor de la provincia, esto es el día dos de julio, día de la visitación de Nuestra Señora y concluyen precisamente el día siete de dicho mes.
Síguese el tribunal de los Alcaldes ordinarios, éstos con sus asesores determinan definitivamente sus causas, tienen apelación al Corregimiento y con un apuntamiento gobiernan todo lo político, pues el Comandante general sólo manda en la tropa y presidios que hay en el distrito de la provincia.
Asimismo hay en esta ciudad el tribunal de la ilustre casa del Consulado que se compone de un Prior y dos Cónsules que se nombran anualmente el último del año, con sus Tenientes, cuatro Consultores, Asesor, Síndico, Escribano, Tesorero y Ministro, con facultad de nombrar capitán del puerto y muelle, de que es patrona la ciudad en el que mantiene el Consulado su casa torre y prisiones correspondientes, para que por pronta providencia ataje el capitán de puerto los tumultos y cuestiones que subsisten entre los patrones y marineros de las embarcaciones que existían en el puerto después de cerradas las puertas del muelle asegurándole en dicha casa torre; y tiene dicho Consulado obligación de reparar el muelle para la mayor comodidad y seguridad de las embarcaciones y por esa razón cobra alguna contribución de todas las que arriban al puerto.
Se halla esta ciudad siempre dispuesta y pronta a defenderse de cualquiera invasión aunque falte la guarnición (que algunas veces ha sucedido) y por eso tiene como en cabeza de mayorazgo en su sala consistorial en mucha custodia y limpieza seiscientos fusiles con todos sus pertrechos para el manejo con armero asalariado que los cuide además de que todos los pueblos de la provincia tienen obligación de tener porción de ellos para semejantes ocasiones y el aprontar las Juntas al primer aviso;
Hallándose esta ciudad cercada de mar se hace preciso decir el modo de surtirse de agua dulce; ésta bien encañada atravesando fosos viene a parar dentro de la ciudad aunque pegada a la muralla a una fuente de extremada figura que con seis caños muy copiosos surte a toda la plaza y como en esta ciudad no usan de tinajas para tener agua de prevención es forzoso que las sirvientes con frecuencia vayan a la fuente, y es en tanto extremo en las casas que gastan mucha y sólo tienen un par de cántaros o herradas, que a lo menos saldrá la sirviente una docena de veces para la fuente y muchas veces de noche con luz y por esta razón la fuente siempre se halla con más de cuarenta muchachas tomando agua, y en todos tiempos y horas descalzas de pie y piernas; aunque esta agua es muy buena hay otra mejor más adelante de San Francisco que en una hora no se puede traer de camino, es fuente silvestre (la llaman el Chofre), parecerá a cualquiera que estas mozuelas sintieran hacer viajes largos para para agua, pues es todo lo contrario, gustan más de ir al Chofre, porque allí encuentran otras sus amigas, forman tertulia para tratar sus cosas en que se les pasan las horas sin sentir, y si llevan algunos pañuelos para lavar tienen disculpa para con sus amos para gastar toda una mañana o toda una tarde y lo hacen por conveniencia porque estando menos en casa se excusan de hilar o de otras labores, a esto se llega que la que tiene galanteo encuentra en el camino o en la fuente a su querido, con que dicho se está que si la hora de comer o la noche no las hace volver estarían horas y más horas y para esta caminata tampoco llevan medias ni zapatos.
También se hace preciso decir el modo de lavar la ropa de suerte que como los caseríos están en tierras quebradas hay en los más fuentes y lavaderos, allí tienen leña para las coladas, y todas las mujeres de los caseríos se emplean en lavar ropa toda la semana, y así los lunes cuando vienen cargadas de sus verduras y otras cosas, recogen las ropas de las casas y teniéndola lavada y doblada la traen a sus dueños, descalzas como se ha dicho, siempre sobre la cabeza, de forma que son capaces de cargar con diez arrobas y especialmente los sábados entran cargadas formidablemente, siempre muy agudas, las manos desocupadas y colgando, y los maridos cuidan de las labores de sus caseríos y aguardan en las tardes que lleguen las mujeres con la provisión.
En cuanto a vecindario bastará con decir, que siendo tan corta la ciudad y sin número la gente que en sí encierra, aún las casas de cinco o seis altos están llenas de vecindades, y es muy raro el vecino aunque sea de mucho copete, que no tenga otros vecinos, y para hallar un cuarto en que vivir, ni con un catalejo se adivina quien se quiere mudar ocupándose la habitación en cuanto sale el anterior vecino.
Razón será decir algo del idioma vascongado que se practica en todo Navarra, Vizcaya, Alava y Guipúzcoa, es este lenguaje para el forastero impertinente vocablos intrincados y muy disonante a los castellanos, se juntan una docena de mujeres en una visita, por lo alto que hablan, por la aspereza de los términos y porque suelen hablar todas a un tiempo parece el forastero que se halla en un campanario cuando todas las campanas se tocan, mirándolas hablar y sin entender nada. El padre Larramendi de la Compañía de Jesús como natural de Guipúzcoa y hombre tan docto y, de esclarecidas circunstancias ha querido poner en solfa y arreglo este idioma y ha escrito ciertos libros para que se puedan aprender y contar según su naturaleza, más esto sólo es bueno para los que vienen pequeños a estos países; pero es preciso que se conserve este vascongado y durará hasta el día del juicio, pues aunque hay muchos hombres y mujeres que en los pueblos grandes hablan en castellano con perfección como llegan los de los caseríos a comerciar no saben ellos más que el vascongado, y si se ha de mantener el comercio, preciso es que se les responda en su lengua nativa, y así todos los que venden responden al que habla en la lengua que él se explica y por conveniencia de todos es preciso conservar el vascongado y por eso hay escuela y sermones en vascuence para ta gente rústica que son los más.
Es extraordinario el temple de este país, llueve la mayor parte del año, unas veces hay rogativas porque serene, otras porque llueva, a causa de ser ligera la tierra de este país; si llueve mucho se ahogan los sembrados, si deja de llover se secan, y con estos clamores y hábitos apelan a María Santísima del Coro que los oye luego y los socorre a su medida; apenas son menester vestidos de verano, sólo en agosto y septiembre hace buen tiempo pero siempre con aire fresco con la vecindad del mar.
Se debe prevenir que a este puerto llegan infinitas embarcaciones de todas las partes como no haya guerra declarada con alguna potencia, y para que estas gentes extranjeras y de países remotos puedan explicarse tiene este Consulado intérpretes con sueldos con lo que corre el comercio sin demora, asimismo luego que llega algún navío extranjero pasa luego la justicia con médico y cirujano y algún intérprete a la visita de Sanidad y hasta que se haga esta diligencia, nadie echa pie a tierra".